¿Qué tipo de manta necesita mi caballo?

Se acerca el frío y como dueños de nuestros caballos somos responsables de la salud y bienestar de nuestro animal por lo que deberíamos estar preparados para protegerlos de las bajas temperaturas.

Las mantas son el elemento que cumplen esta función de abrigar y proteger a nuestro caballo en las épocas de más frío. Sin embargo, la elección de una buena manta no es tarea fácil ya que dependiendo de varios factores se necesitará un tipo de manta u otra. A continuación, exponemos varias pautas:

1.- El pelaje, ¿está nuestro caballo esquilado?

Con la llegada del frío, el pelaje del animal cambia. Observaremos que, a finales de verano, cuando cepillamos el caballo desprende cada vez más pelo. Esto se debe a que el pelaje corto que crece en épocas de más calor está dando paso al crecimiento del pelaje de invierno, más abundante y grueso. Generalmente, se suele esquilar para eliminar este tipo de pelaje a los caballos que trabajan también en épocas de frío. En este caso, es recomendable utilizar mantas para proteger al animal después del trabajo y evitar que se resfríe.

2.- ¿Dónde duerme, en el exterior o en box?

Si nuestro compañero duerme en box no podrá realizar el movimiento suficiente para generar calor en su cuerpo por lo que es importante proporcionarle una manta cálida de unos 200 g. Además, si está esquilado y sometido a bajas temperaturas sería aconsejable utilizar una manta de mayor grosor o incluir debajo una manta polar para dar más calor.

 Si, por el contrario, duerme en el exterior es importante saber si cuenta con un refugio o no. Los caballos que acostumbran a vivir en el campo no suelen tener problema para combatir el frío ya que con su movimiento generan el calor necesario para tener su cuerpo a la temperatura adecuada. Sin embargo, podrían enfermar en caso de viento o lluvia. Por ello, si no tienen refugio es importante protegerlos con una manta que sea impermeable y resistente. También las hay con cubrecola para protegerlos totalmente.

3.- La talla

En ocasiones es complicado dar con la talla de manta para nuestro animal ya que no debe quedar ni demasiado ajustada porque puede romperse y causar rozaduras en la piel ni demasiado grande de manera que le quede demasiado holgada.

En el mercado se pueden encontrar las siguientes tallas de mantas, las medidas se deben tomar desde el pecho hasta el inicio de cola y teniendo en cuenta la alzada del caballo:

  • 105 cm para caballos de cruz inferior a 1,20 cm.
  • 115 cm para caballos que miden entre 1,20 y 1,30 cm de cruz.
  • 125 cm para caballos entre 1,35 y 1,50 cm de cruz.
  • 135 cm para caballos entre 1,50 y 1,60 cm de cruz.
  • 145 cm para caballos entre 1,60 y 1,70 cm de cruz.
  • 155 cm para caballos entre 1,70 y 1,80 cm de cruz.
  • 165 cm para caballos con cruz superior a 1,80 cm.

 

 

Esperamos que os haya resultado útil este post para decidiros a la hora de elegir la manta de vuestro caballo. Si te ha gustado, ¡no olvides compartir!

 

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *